Parrizal de Beceite-Canal del Ase-Coll de la Ferrera-Paso de Romeret-Moleta de Arany

Tocaba salida de fin de semana a Asturias (Parque Natural de Ponga), pero como daba todo el agua del mundo por esa zona, nos desplazamos hasta la Comarca del Matarraña (Teruel), para realizar dos vistosas rutas.
1º Día: Nos vamos hasta el Espacio Natural del Parrissal (río Matarraña) desde la localidad de Beceite, para realizar una ruta circular muy vistosa, dura y técnica, a la vez que gratificante.
2º Día: Nos desplazamos hasta la localidad de Albarate del Arzobispo (Teruel), ubicada dentro del Parque Cultural del Río Martín, para hacer la Ruta de los Estrechos del Río Martín, relajante, entretenida y vistosa.


                                        CARACTERISTICAS DE LA RUTA
Fecha:
9-6-2018
Localización:
Comarca del Matarraña (Beceite-Teruel)
Inicio - Final:
Beceite (aparcamiento situado a 6 km)
Recorrido:
Beceite (660 m), Parrizal de Beceite y sus pasarelas por el río Matarraña, Canal del Ase (787 m), Coll de la Ferrera (1.138 m), Río Matarraña (830 m), Paso de Romeret (780 m), Arco Geotectónico (1.220 m), Moleta de Arany (1.232 m), La Belenguera, Pla de la Mina (666 m) y aparcamiento de Beceite.
Trazado:
Circular
Dificultad:
Difícil
Distancia:
15,22 km.
Desniveles:
Acumulado subiendo: 1.375 m. (Altura máxima: 1.232 m. - Altura mínima: 660 m.)
Tiempo:
9 horas y 16 minutos (paradas incluidas)
Bajar Track:
WIKILOC
Montañeros:
Vicente, Julio, Edu, Yoli, Alberto, Cabero, Carlos, Coro, José Luis y Enrique





Nos dirigimos hasta la localidad turolense de Beceite, y atravesamos la población siguiendo las señalizaciones hacia el Parrizal, que hay a lo largo de todo el trayecto. Una vez salimos a las afueras, enlazamos con una estrecha pista asfaltada, que seguimos durante unos seis kilómetros, hasta una barrera que impide el paso a vehículos, donde dejamos los coches en un amplio aparcamiento, (tercer aparcamiento y previo pago de 8 € por vehículo, en temporada alta).

 
Y como toda la banda parece que está preparada, no saben la paliza que les queda por delante, iniciamos la larga ruta de hoy con un tiempo estupendo.
 
Atravesamos la zona de merenderos y salimos a la pista

 
Caminamos por un amplio camino de tierra, por los conocidos estrets de la Fenellosa, y pasamos por un túnel escavado en la roca. 
 
 
Y justo antes de cruzar el segundo túnel se encuentra el desvío a las pinturas rupestres de la Fenellosa, nosotros continuamos de frente.



Y enseguida alcanzamos el desvío a la Cueva de la Dona
 
Foto para inmortalizar el momento y continuamos.....

Proseguimos nuestro camino y llegamos hasta el Pla de la Mina, donde antiguamente había una mina de carbón.
En este lugar, iniciamos el recorrido circular, a mano izquierda, nace el sendero que sube a las Moletes D'Arany, y por el que descenderemos a nuestro regreso; de momento, continuamos todo recto por la pista principal, hasta que esta desaparece junto al cauce del río Matarraña, y comenzamos a remontar el cauce a través de varias pasarelas de madera, por las que avanzamos cómodamente disfrutando del entorno. 
 
Pla de la Mina
 





A partir de aquí empieza accedemos a las primeras pasarelas para vadear el río. Pasarelas y puentes que nos irán marcando el bonito y agradable camino.
 
Ahora toca mojar un poco la suela de las botas
 
Iremos alternando entre pasarelas y piedras para vadear el río
 




Venga Edu, que ya casi lo tienes

 
 
 
 
 
 
 
Ahora la pasarela nos introduce por un pequeño túnel
 

Vicente saliendo del agujero

 
Ahora toca vadear el río por las piedras



Vista de la Aguja del Fus
 
Y ahora toca un mini puente colgante, para seguir disfrutando

Y continuando por el sendero llegamos a un desvío a nuestra derecha, marcado con un hito y pintura roja, al que hay que estar muy atentos para no pasárselo. Este estrecho sendero queda poco antes del caos de rocas que lleva a los estrechos, y del desvío a la izquierda del Paso de Romeret marcado como "Travessa Estels del Sud", señalado con pintura de estrellas azules.
 
Nos desviamos a la derecha por el estrecho sendero

Y sorteando las rocas para cruzar el río seguimos los hitos que nos introducen en la boca de entrada a la Canal de Ase.


Pero antes haremos la paradita del almuerzo, eso sí, a la sombra

 Hora de continuar, hasta aquí ha sido un paseo muy entretenido, pero ahora se acabaron las contemplaciones y toca sudar un poco.
Unas grapas y una pintada de "Canal del Ase" en la roca, nos indican el inicio de la vía equipada.
 
Reiros ahora que podéis..........

Una vez dentro del canal no hay mucha duda porque no hay salidas alternativas, encontraremos diversas grapas y alguna cuerda y deberemos ir mirando la mejor forma de superar los diferentes resaltes.
 
Pues nada, vamos a por ello, poco a poco y con los cinco sentidos

 
Bonita vista desde la subida de la canal

 



Ahora toca subir por este estrecho pasillo entre las rocas
 
Para salir por este agujero

 
Continuamos ascendiendo, a por el siguiente tramo
 
Hay que estirar un poco las piernas y arriba
 
Coño, como tira hacia abajo la fuerza de la gravedad.........
 
Venga José Luis, que ya está chupado

 
Otro tramo entretenido

 
Y otro, si es que es un gozar continuo

 
Bonita canal; sí vosotros también

 
Vamos a por el penúltimo resalte, quizás el más largo y expuesto, pero con tranquilidad y atención seguimos disfrutando de la fuerte subida. 
 
 
 
 
 
Venga Vicente, prueba superada.......

 
Estas chicas se han portado como unas campeonas, bravo

 
Venga, ahora sí, el último resalte a sortear
 

Tras el último resalte, el canal finaliza subiendo por una zona terrosa de fuerte pendiente, ayudándonos de ramas y raíces.
 
 
 Finaliza el canal y tomamos una senda a la derecha, siguiendo los puntos rojos que llanean hacia la Canal de Los Peónies.

 
Pero antes nos desviamos a este mirador para disfrutar de las vistas
 
Pedazo vistas de las agujas del Parrizal

 
Ahora sí, Yoli disfrutando a tope y soltando adrenalina por los cuatro costados

  

 
 Continuamos por el sendero
Llegamos al canal de Peonies, aquí nos salimos del sendero y subimos directos campo a través, ascenso de muy fuerte pendiente buscando lo más accesible hasta llegar arriba. Y como dice el refrán, "No hay atajo sin trabajo", pues eso, a sudar un poco.
 
 
 
 Llegando a la loma superior

Al llegar a la parte alta giramos a la izquierda y seguimos trazas de senda fijándonos en los hitos, que nos llevarán hasta el Coll de la Ferrera.
 
Y desde el Coll descenderemos por un bonito sendero hasta llegar nuevamente al río Matarraña.
 
 
 
Paradita para reagrupar y seguir disfrutando de las vistas

 




Pero que cencerros........

 
Llegamos de nuevo al río Matarraña, que lo descendemos a la izquierda, inicialmente por la orilla izquierda, aunque después iremos cambiando de orillas siguiendo el marcado camino, y haciendo equilibrios en algunos pasos para evitar mojarnos.
 
Buscamos un buen sitio junto al río para sentarnos a comer, a la vez que refrescamos un poco nuestros cocidos pies.
 
 Buen provecho y buen refresco
 
 Después de esta relajante y refrescante parada, continuamos nuestra marcha hasta los estrechos.

Parece que el personal tiene ganas de jugar, piedra vaaaa

 


 
Vamos, que toca saltar otra vez




Y toca hacer malabarismos otra vez........
 
Llegamos a los estrechos, donde para seguir por el barranco habría que mojarse los pies (salvo que haya muy poca agua), pero justo ahí a la derecha sube el Paso de Romeret, camino marcado con pintura de estrellas azules y equipado con clavijas, que rodea por arriba el barranco para evitar mojarse.






Continuamos la ruta subiendo por el barranco lateral derecho, camino marcado con pintura de estrellas azules. Superamos unos resaltes equipados con grapas y alguna cadena, más fácil que el Canal de Ase, pero también para montañeros habituados a trepadas y pasos algo expuestos.

 Al llegar al collado donde el Pas de Romeret baja de nuevo al barranco, nosotros seguimos subiendo hacia la Moleta de Arany por senda algo más difusa pero bien marcada con hitos.
 
La subida es de muy fuerte pendiente, exigente pero no difícil, aunque todavía hay varios tramos de trepadas.
 
Vistas durante la subida

 









Llegamos a la loma superior, donde enlazamos con el sendero PR-TE 153, el cual seguimos a la izquierda.
 
Loma superior

 
Y a unos 210 m desde el collado llegamos al Arco Geotectónico
 

Bonita vista de la Canal del Ase

 
Y a unos 200 metros desde el Arco, llegamos al desvío hacia la Moleta de Arany
 
 
Moleta de Arany (1.232 m)

Fotos de rigor y continuamos, bajamos siguiendo los hitos hasta llevarnos nuevamente al camino del, PR-TE 153.
 
 

Continuamos descendieno hasta llegar a este cruce, donde una flecha de piedras nos indica hacia la derecha.
 

Continuamos descendiendo y llegamos a la zona de La Belenguera, donde un poste indicador, nos señala a la izquierda hacia el "Pla de la Mina y El Parrisal", a donde nos dirigimos.




Y enseguida llegamos a un collado, a la altura del barranco de la Faixa Vedada, donde giramos a la izquierda y descendemos por él.






Vista de la Roca Morera

 
El sendero gira a la derecha y nos introduce en el barranco de la Faixa Estreta
 

El sendero desemboca nuevamente en el Pla de la Mina donde se cierra el círculo de la ruta circular.
 
 
 
Aquí hacemos una paradita en la fuente para refrescarnos y a la vez reagruparnos.
 
 
Nos ponemos en marcha, apenas nos quedan 750 metros hasta el aparcamiento
 
Volvemos a pasar por los túneles
 


Y llegamos a los aparcamientos
 

Palizón de 9 horas que nos hemos metido entre pecho y espalda. Probablemente esta sea una de las rutas más completas que hemos hecho, eso sí, hemos disfrutado a tope.
Hora de recoger los bártulos y caminito para el albergue de Cretas, que nos espera una reconfortante ducha.

 
 El Albergue de Cretas, reconstruido sobre la antigua estación de tren, es hoy la Estación Rural del interior del Matarraña, al pie de la Vía Verde de La Val de Zafán.
 
Y después de la ducha y de las correspondientes cañas, pues una buena cena y un relajante cafecito o lo que se tercie, mientras se comentan las aventuras y desventuras del largo día que hemos tenido; eso sí, bien aprovechado.
 
 

Y como no hay mejor cosa que un buen colchón para estos chaqueteados cuerpos, pues todo el mundo al sobre que mañana será otro día.